Microcréditos

Cambios para los microcréditos

Prestar a los pobres es como prestar a los ricos, pero con más garantías de devolución. La frase parece de Confucio o de algún monje shaolin, pero en realidad refleja una realidad: en muchos países la tasa de morosidad detectada en las rentas más bajas está por debajo de la media. Esta circunstancia quizá sugiera que los microcréditos son un buen negocio, una oportunidad que merece la pena explorar, sobre todo si el tipo de interés que se aplica es elevado. Pero, en realidad, el éxito es discutible.

Ver más en Fuente: El País

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.